10 motivos para realizar un sampling

La mayoría de las marcas tan solo consideran la realización de un sampling cuando lanzan al mercado un producto nuevo (o una extensión de la línea). Pero algunas marcas han descubierto que pueden conseguir otros objetivos con la distribución de muestras.

Si bien la principal razón para realizar la distribución de muestras es la prueba del producto, el sampling se ha demostrado que es muy útil para tener éxito en el cumplimiento de múltiples objetivos y en diversas situaciones.

Algunos ejemplos:

1.-Atraer nuevos consumidores. Las Marcas pueden atraer a los consumidores de la competencia si disponen de un buen producto o si la marca tiene una ecuación de valor mejor que la marca líder.

2.-Ampliar la base de usuarios de tu producto con nuevos usuarios, más jóvenes.

3.-Cambiar una impresión indeseable sobre el producto… a causa del nombre de la marca, del desconocimiento de sus cualidades, etc.

4.-Proporcionar una experiencia de marca cuando el precio puede ser una barrera. Imaginémonos lo difícil que es cambiar de marca cuando el coste del producto es elevado (es el caso de muchos productos cosméticos).

5.-Introducir al consumidor en una gama de productos: distribuir la muestra del suavizante junto el producto o muestra del detergente…

6.-Atraer nuevos usuarios cuando estos cambian su ciclo de vida y por tanto están abiertos al uso de nuevas categorías.

7.-Generar ingresos gracias a la venta de muestras. En ocasiones los consumidores están dispuestos a pagar por una muestra del producto, sobre todo cuando estos son de elevado precio.

8.-Informar sobre los cambios introducidos en el nuevo producto. Un producto con una nueva fórmula o fragancia.

9.-Incrementar la prueba de una marca conocida o superior pero con baja penetración.

10.-Distribuir muestras para descubrir al consumidor un nuevo uso del producto.

Existen otras razones para realizar un sampling, quizás conozcas alguna no descrita. Te invito a que la apuntes.

Anuncios

3 claves para una estrategia multicanal

En primer lugar. Tener todos los datos necesarios para poder implementar una estrategia multicanal (correo postal, correo electrónico, móvil). Antes de iniciar cualquier estrategia multicanal, es imprescindible conocer cuán bien está nuestra base de datos. Los registros pueden provenir de diferentes acciones o promociones llevadas a cabo a lo largo del tiempo y por tanto, es más que probable tener registros en los que encontremos a faltar alguna información.

Como parte indispensable de nuestra estrategia multicanal debemos incorporar un apartado en el que definiremos cómo obtener los datos que nos faltan. A través de una llamada, a través de una promoción, con una encuesta. Debemos definir de qué modo y cuando obtener los datos esenciales.

En segundo lugar. Es oportuno conocer las características y limitaciones de cada canal. La vida de los mensajes es muy diferente dependiendo del canal utilizado. No es lo mismo un SMS que un correo postal, un correo electrónico o una pieza de buzoneo. Hay que pensar en cual es el mensaje idóneo para cada canal. También hemos de pensar en términos económicos. El envío de un e-mail a una dirección errónea o inactiva puede que tenga una repercusión marginal en nuestro presupuesto, muy diferente es su repercusión si se trata de un correo postal.

En tercer lugar. Se refiere a la medición de los resultados de cada acción. Los resultados no suelen ser homogéneos y es difícil atribuir el éxito de una operación a un canal u otro. Lo mejor, como siempre, es testar. Es necesario, por tanto, diseñar una metodología para establecer unas muestras de control que nos permitan medir el impacto de cada canal.