Cómo el geomarketing mejora nuestro marketing relacional


"geomarketing"

Si queremos mejorar el impacto de nuestras campañas de captación y fidelización, conocer la ubicación geográfica de nuestros clientes puede ser muy eficaz para desarrollar nuestro marketing relacional. En esencia, el geomarketing nos permite resolver toda una serie de cuestiones relacionadas con la selección de zonas geográficas. Dónde situar nuestros puntos de venta, cómo optimizar nuestra red comercial, cómo segmentar nuestras acciones de comunicación o incluso… cuál es el impacto de nuestros competidores. Son preguntas que encontraran respuesta si utilizamos el geomarketing.

Las herramientas de geomarketing han evolucionado en los últimos años. El aspecto más importante de este cambio ha sido su accesibilidad. Tanto la cartografía digital como el acceso a información geo-referenciada han disminuido considerablemente su coste, facilitando la entrada de los sistemas de información geográfica (GIS, en su versión anglosajona) en las empresas.

Pero si queremos integrar los datos geográficos a nuestras estrategias de marketing relacional deberemos saber que hay unos requisitos imprescindibles:

Una base de datos estructurada

Partir de una base de datos preparada es el primer requisito. Buscar el asesoramiento de una empresa para realizar el data cleaning (normalizar las direcciones, buscar registros duplicados) y estructurar la base de datos correctamente permitirá iniciar el proceso con buen pie.

Realizar una auditoría previa a nuestra base de datos puede revelarnos las diferentes incongruencias que presenta y conocer de antemano como podemos mejorarla o qué tipo de información requerirá buscarse en fuentes externas.

Geocodificar nuestros contactos

Una vez hemos limpiado y enriquecido los registros y hemos estructurado nuestra base de  datos, podemos iniciar el proceso de geocodificación. Geodificar significa posicionar los contactos que componen nuestra base de datos en un mapa. Incorporar la longitud y la latitud a un registro nos sirve para ubicarlo geográficamente. Al cliente, y a toda la información asociada al registro (ventas, frecuencia de compra, canal de comunicación, etc.). Geocodificar nos proporciona la posibilidad de relacionar nuestros clientes con otro tipo de información geográfica como puede ser la dirección de nuestros puntos de venta o los puntos de venta de la competencia.

Analizar nuestra base de datos

Posicionar nuestros registros sobre un mapa permite conocer mejor el comportamiento de compra de nuestros clientes y de los potenciales clientes. Segmentar a nuestros clientes a partir de variables como clientes fieles, habituales u ocasionales, utilizar los análisis del tipo RFM (recencia, frecuencia, monto) o incorporar datos de fuentes externas como tipología del hogar, nivel de ingresos, etc. es otro requisito necesario para descubrir comportamientos específicos.

Representar la información sobre mapas

Una vez analizada la base de datos de clientes y creadas las segmentaciones oportunas, podemos llevar esta información a su representación en mapas. Visualizar la información puede ayudarnos a descubrir sectores o zonas con poca o mucha presencia de un tipo de clientes o bien dónde encontrar potenciales clientes.

Nuestras campañas de marketing directo o buzoneo ganarán en eficacia dirigiendo los potenciales clientes hacia los puntos de venta más próximos. También obtendremos una mejor respuesta en nuestras campañas de email o SMS si utilizamos el geomarketing, tanto si los registros forman parte de nuestra base de datos como si utilizamos un proveedor externo para que nos suministre los datos de contacto.

A la vista de los datos representados geográficamente, podemos medir el potencial comercial de las áreas de influencia de nuestros establecimientos o incluso descubrir aquellas zonas que presentan una oportunidad para abrir nuevos puntos de venta.

Si en nuestra base de datos incorporamos información sobre los productos o categorías de productos que nuestros clientes compran, podemos ajustar nuestras ofertas a las zonas geográficas apropiadas para obtener el retorno deseado.

Medir los resultados

El geomarketing nos permite evaluar el retorno de cada zona y adaptar las futuras acciones de comunicación según los resultados obtenidos. Cuáles son los canales más adecuados para comunicar en cada una de las zonas, cuáles son las ofertas que han conseguido atraer más clientes en cada zona… Retroalimentar el proceso con nueva información mejorará el uso del geomarketing para nuestro marketing relacional.

Otros artículos de geomarketing:

Geomarketing en pocas palabras

La creación de territorios en geomarketing

Estrategias multicanal y el geomarketing

Anuncios

2 Responses to Cómo el geomarketing mejora nuestro marketing relacional

  1. Pingback: Cómo el geomarketing mejora nuestro marketing relacional | Qr Barna

  2. Pingback: Cómo el geomarketing mejora nuestro marketing relacional | qrbarna | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: