Como decidir cuándo enviar un e-mail

"email marketing"

El email marketing se ha convertido en una herramienta imprescindible y eficaz en este mundo digitalizado. A pesar de que algunas voces anuncian su pérdida de efectividad, no podemos negar que sigue siendo una canal magnífico para comunicarnos con nuestros clientes o prospectos.

A su versatilidad hemos de añadirle otra característica fundamental: su bajo coste.

En pocos años hemos observado un descenso notable en las campañas de marketing directo o correo postal. Antes de diseñar una pieza o elegir el número de registros a quienes íbamos a remitir nuestro mailing debíamos calcular muy bien sus costes y definir un calendario preciso pues cualquier campaña representaba una gran inversión.

Hoy, la facilidad y economía que nos brinda el email marketing también puede hacernos incurrir en un grave error. Los consumidores suelen aceptar que les enviemos nuestros emails siempre y cuando no sobrepasemos cierto límite a partir del cual podemos ser excluidos o rehusados y en casos extremos, ser considerados como spam.

Conocer las direcciones de correo de nuestros clientes no nos da derecho a bombardearlos continuamente con nuestros mensajes. En el marketing directo se aplica, en la mayoría de los casos, una estrategia metódica. Si más no, porque cualquier envío requiere de importantes desembolsos. Aplicar al email marketing los mismos criterios puede ser fundamental en el uso de este canal de comunicación. Se trata de primar la calidad por la cantidad.

¿Y en qué punto podemos traspasar esa delgada línea que va del interés al rechazo por parte de nuestros clientes?. Es una pregunta difícil de responder. Los clientes suelen aceptar todo aquello que aporta valor. Antes de realizar un envío nuestra primera pregunta debería ser ¿aportamos algo de valor a los receptores?.

Y como valor entiendo alguno de los siguientes ejemplos:

  • Ofertas especiales
  • Probar nuestros productos gratis
  • Packs anti-crisis
  • Cupones descuento
  • Nuevos canales de venta
  • Regalar información “privilegiada”
  • Ofrecer más por el mismo precio
  • Pedir su opinión / solicitar su recomendación
  • Agradecer una interacción
  • Etc.

¿Conoces otros?

Imagen: FreeDigitalPhotos.net

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.059 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: